EL PODER DE LA REFORESTACIÓN EN TIEMPOS DE CUARENTENA: NUESTRA PRIMERA CAMPAÑA MEDIOAMBIENTAL

Familia Manifesto: ¡Lxs hemos extrañado mucho! En nuestras últimas entradas hablábamos sobre mantener la esperanza en que las cosas siempre mejoran y hoy estamos aquí, casi 4 meses después para platicarles de algo que justo nos ayudó a calentar el corazón y mantener la fe.

Ana y yo Majo, llevábamos cerca de los 100 días en completa cuarentena cuando la idea sobre una posible reforestación en Morelos surgió. Mi padre realiza reforestaciones año con año y en una de nuestras pláticas consideramos la idea de volver parte de Manifesto la actividad de este 2020. Realmente nos habría encantado volverlxs parte del evento pero por razones obvias y completamente ajenas a nosotras no pudo ser posible. Y por tanto, la reforestación se redujo a personas de nuestra entera confianza: un grupo pequeño de familia y amigxs.

La reforestación es un método para para revertir el deterioro causado por la tala desmedida de árboles, la cual tiene muchos efectos negativos para el planeta como la pérdida del hábitat de miles de especies.

En respuesta y como nuestro pequeño granito de arena, el pasado 5 de julio plantamos cerca de 200 cedros blancos, Cupressus lusitanica en el municipio de Tetela del Volcán Morelos. Específicamente a 2200 m.s.n.m, con un clima templado subhúmedo con lluvias en verano: denominado bosque de coníferas.  Fue un día hermoso, y rindiendo honor a sus características veraniegas amaneció con una llovizna (que no logró detenernos). Y a las 9am ya nos encontrábamos con palas, dos camionetas llenas de árboles, cubrebocas (porque la seguridad es primero) y por supuesto con nuestra EXTRA: ideal para mantenernos secas, cómodas y seguras.

Nos dividimos en parejas y cargamos los árboles bosque adentro para comenzar a plantarlos, dicha acción consistía en cavar un hoyo poco más ancho y profundo que el tamaño de la raíz del árbol (la parte que nos hizo sudar y sacar toda nuestra fuerza), sacarlo de su bolsa y colocarlo en el hueco, después cubrirlo con tierra y asentar pisando alrededor. En algunos teníamos que colocar una vara y atarla al árbol para darle estabilidad.

El objetivo era plantar 10 árboles por pareja, y poco a poco fue más sencillo, la verdad es que todos teníamos una actitud positiva y estábamos muy contentos por estar juntos después de un tanto, disfrutando del olor a tierra húmeda entrando a nuestros pulmones y el placer del crujido de las hojas al caminar.

Además claro, de la satisfacción infinita por un acto como regresarle un poco a la tierra de todo lo que hemos extraído. Pues la importancia de los árboles en la tierra va mucho más allá de lo que imaginamos, a continuación algunos datos que harán cambiar totalmente su percepción sobre estos amigos:

 

  • Convierten el cO2 en oxígeno a través de la fotosíntesis
  • Son un elemento esencial en el ciclo del agua
  • Retienen agua en el suelo y recargan mantos acuíferos
  • Producen biomasa (materia viva), como frutos o hierbas medicinales
  • Evitan la erosión del suelo
  • Regulan la temperatura y vuelven el clima menos extremoso
  • Son el hábitat de innumerables especies
  • Descomponen y generan materia orgánica para abonar el suelo
  • Sus flores ayudan a la producción de polen para abejas

 

En México existen leyes que exigen por cada árbol talado, plantar mínimo cinco, precisamente con la finalidad de preservar los bosques y prevenir la tala desmedida que ocasiona daños irreparables. Pues incluso con la actual pandemia podemos ver como las acciones humanas han ido desplazando de a poco la vida silvestre destruyendo sus ecosistemas y equilibrio obligándolos a tener un contacto más cercano a los humanos y ocasionando encuentros más comunes donde hay un riesgo mayor de que las enfermedades salten de una especie a otra.

Sabemos que los cedros que plantamos pueden no significar mucho, pero nos sentimos entusiasmadas por compartirles lo increíble de una actividad así en tiempos duros. El hecho de plantar un arbolito y sembrar vida nos recargó de ganas, fe y esperanza… porque más allá de todo lo malo está un planeta que nos grita que necesitamos cambiar nuestra manera de relacionarnos, de obtener nuestros recursos, de satisfacer nuestras necesidades. Modelos más éticos y respetuosos con el resto de los seres vivos que habitan esta tierra.

Desde Manifesto esperamos poder compartir con ustedes ASAP, una actividad tan linda como lo fue reforestar en compañía de nuestros seres queridxs. Mientras ese momento llegue les compartimos fotos de la experiencia, además de que servirá como documentación para cuando volvamos el próximo año a ver cuánto han crecido.

Besos, amor y mucha fuerza queridxs. Esto está pasando y va a pasar.

Con especial cariño: Ana y Majo.


Older Post Newer Post